Mudanzas con plantas


En las casas, o en las oficinas, es muy usual que haya plantas. Cuando organicemos una mudanza, debemos tener en cuenta a estos seres vivos, porque también necesitan atención.


Para trasladar plantas, se necesita un cuidado especial, ya que son muy frágiles y se pueden dañar con facilidad. Hay que tener en cuenta que, debido a esta fragilidad, la mayoría de los seguros que se suscriben con las empresas de mudanzas no cubren a las plantas. Además, si la mudanza es internacional, es probable que no se permita pasar algún ejemplar. En estos casos, lo mejor es hablar con la empresa de mudanza para que nos aclare qué hacer.


Estos son algunos consejos para garantizar que el traslado se haga en las mejores condiciones:

  • Revise los tiestos de barro y compruebe que no estén agrietados. Mejor trasplante a tiestos de plástico de igual tamaño o superior.

  • Pode las plantas más grandes, es mejor para el embalaje. Y recuerde que cactus y helechos no respoden bien a la poda.

  • Compruebe que sus plantas no tienen insectos o parásitos. Si usa insecticidas, extreme la precaución.

  • Riegue las plantas con normalidad, pero sin pasarse. En invierno, el exceso de agua puede provocar la congelación de las plantas. Y en verano, lo que provoca es la aparición de hongos durante el traslado.

Las empresas adscritas a FEDEM le aconsejarán cómo actuar en estos casos, y de qué forma garantizar que las plantas lleguen a su nuevo destino sanas y salvas.


Artículo original publicado en https://fedem.es/mudanzas-plantas/